Karjalanpiirakat (Por Heini)

Según Wikipedia y lo que he podido ver en mi estancia en Helsinki, en los países nórdicos el riisipuuro (como se llama en finés), una especie de gachas a base de arroz que hacen ellos, se toma habitualmente como cena e incluso desayuno. Se trata de una especie de arroz con leche muy denso y que aunque también lo toman con azúcar y canela, no tiene por qué ser dulce en todas sus variantes.

A parte de como guarnición o plato también se toma en "pastelillos" sobre una oblea de harina de centeno. Es muy normal encontrarlos en supermercados y panaderías en sus diferentes variantes: la más típica con el pudin de arroz pero también en las variantes con puré de patata y con zanahoria como las que podéis ver en la siguiente foto.


Mis compis de piso organizaron un día un "menú degustación" de comida típica finlandesa y Heini nos enseñó como hacer estos pasteles salados que, aunque extraño para los que estamos acostumbrados a tomar el arroz con leche dulce y a modo de postre, resultaron estar muy ricos. Desde luego resultaron mucho mejores en su versión casera. ¡Muchas gracias Heini por esta riquísima receta! Kiitos! 

Haz click aquí para ver la lista completa de ingredientes.
  1. Se cuecen 400 ml de arroz blanco en otro tanto de agua a fuego medio. 
  2. Cuando se ha evaporado el agua se añaden 2 litros de leche entera y se deja hervir a fuego lento hasta que el arroz absorbe totalmente la leche. Es un proceso lento en el que el arroz va soltando el almidón y aumentando de volumen y hay que mover constantemente para que no se pegue. 
  3. Durante la cocción se añaden dos cucharaditas de sal y también se puede añadir un brick pequeño de nata líquida para que quede más cremoso.
  4. Para hacer las bases (saldrán unas 40) se utiliza tanto harina de centeno como harina de trigo. Se usarán 320 g de la primera y 210 g de la segunda. Se juntan con 400 g de agua fría, 2 cucharaditas de sal y 2 cucharadas de aceite de oliva y se mezcla hasta formar una masa que se pueda manipular bien. 
  1. Se corta la masa en trozos que se meten en un tupper o se tapan con papel film mientras que no se está trabajando con ellos para que no se resequen. Con la ayuda de un rodillo se deja la masa fina y con una taza grande o un bol (la circunferencia será más o menos como la de una oblea de empanadilla) se corta la masa. Si la masa se pega a la encimera se puede espolvorear con un poco de harina para facilitar la tarea. 
  2. Se colocan las bases sobre una bandeja de horno y se pone encima de cada una una cucharada generosa del arroz con leche que hemos preparado y se pellizcan los bordes de la masa para darle la forma al pastel. 
  1. Se hornean a 275ºC durante unos 10 minutos (tienen que dorarse por arriba).
  2. Aún tibios se sumergen en una mezcla de unos 100 g de leche con 50 g de mantequilla derretida. Se dejan en una rejilla hasta que se sequen para que estén más crujientes.
  1. Estos pasteles se acompañan con una mezcla que se echa por encima al ir a comer. Para repararla se juntan en bol 4 huevos duros triturados (se pueden aplastar con un tenedor), cebollino picado muy fino (mejor fresco) y 50 g de mantequilla derretida. No debe quedar muy líquido, sino como una especie de pasta.
¡Listo! A comer... :)


2 comentarios

MARTHA ELENA FRANCO VARGAS dijo...

Hola, mil gracias, que nombre más raro de pronunciar, (jijiji). igual no se me hace difícil de preparar, lo intentaré, un abrazo muy Colombiano.

Lucía Rodrigo Insausti dijo...

Pues sí, es lo que tiene el finlandés... que es un idioma difícil XD
Pero se pronuncie como se pronuncie, está muy rico. ;)