Bizcocho de boniato (Por Gema Muñiz y Carlos Romero)

Esta receta, que Carlos sacó de esta web, es de un bizcocho de boniato (también se puede usar batata que endulza más, para los más golosos) que queda con la textura típica de la más conocida tarta de zanahoria: un poco húmeda lo cual la hace muy jugosa y esponjosa. Que no se asusten los detractores de estos tubérculos que lo que aporta es casi todo en textura prácticamente nada en sabor.

La elaboración de este bizcocho fue totalmente un trabajo en equipo. La idea fue de Carlos que además fue a la compra y asó los boniatos, su hermano Ignacio y Gema prepararon la masa y Miguel tuvo una aparición estelar pero decisiva en el último momento para darse cuenta de que el peso estaba el libras en lugar de en gramos justo a tiempo para solucionar el malentendido. Mi papel fue únicamente aparecer con un molde cuando estaba todo preparado, engrasarlo, verter la masa y meterlo en el horno, así que no me puedo atribuir ningún mérito del riquísimo resultado final. ¡Probadlo y me contáis si sobra algo!

Haz click aquí para ver la lista completa de ingredientes.

  1. Primero se asa o hierve un boniato grande hasta que esté tierno. Se pela y se tritura en la batidora hasta que quede un puré.
  2. Se precalienta el horno a 170º mientras se prepara el resto de la masa.
  3. Se pone en un bol 260 g de harina, 10 g de levadura, 1 cucharada de canela y 1 cucharadita de sal.
  4. Por separado se mezclan y se baten 120 g de mantequilla en pomada y 140 g de azúcar moreno hasta que blanquee un poco la mezcla.
  5. En ese mismo recipiente se empiezan a incorporar de uno en uno el resto de los ingredientes, mezclando bien cada vez, en el siguiente orden: 40 g de miel, 1 yogurt de limón, 4 huevos (también de uno en uno), 180 g del puré de boniato y finalmente el contenido del otro bol con la harina en 3 tandas.
  6. Se engrasa un molde de tamaño medio y se vierte la masa.
  7. Se hornea a 170º unos 45 minutos. El tiempo dependerá del horno, así que a partir de los 30 minutos conviene que le vayas echando un ojo de vez en cuando comprobando si está hecho pinchándo el bizcocho con un cuchillo o aguja.
  8. Se deja enfriar al menos media hora antes de desmoldar y comer.
Riquísimo, original, súper tierno y jugoso. ¡Animaros a probarlo!